Buda, significado

Buda

 

Desde tiempos remotos, el Feng Shui adoptó la imagen de Buda como símbolo inspirador de autosuperación, vitalidad y sentimientos nobles. La presencia de distintos tipos de Budas en el hogar o colgados, ayuda a recuperar el eje antes de perder el rumbo, nunca más oportuno que en tiempos difíciles. En las diversas representaciones de Buda (delgado o de figura voluminosa, sentado sobre sus piernas en actitud meditativa, sosteniendo diversos objetos, o realizando mudras con las manos) hay algo que se mantiene imperturbable en la imagen: la sensación de plenitud infinita.

 

La palabra proviene del sánscrito y significa “iluminado”, «alguien que está despierto» en el sentido de haberse «despertado a la realidad». Puede usarse tanto para referirse al Buda original como a un título o epíteto que se otorga a aquellos individuos que alcanzan la verdadera sabiduría.Para el Feng Shui, en sus diferentes iconografías, el Buda es un potente activador, pero no un objeto de devoción en sí. Se lo trata con respeto dándole un lugar especial desde donde atrae el Sheng Qi (energía benéfica) al hogar y a los proyectos personales. Su imagen es un símbolo inspirador de pensamientos alentadores: abundancia, armonía, serenidad, salud, prosperidad, y como el pensamiento es energía creadora siempre es magnífico contar en tu vida con este tipo de estímulo cotidiano.

Mejora estados de tristeza o depresión, aportando una paz espiritual muy grande.

Ayuda a calmar el dolor.

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia en El Pisotón.
Puedes configurar las cookies aquí